Querido yo, que volteamos el tiempo / Barcelona te comí a versos

Querido yo, que volteamos el tiempo

Querido yo, carpe diem, pues a mi tempo las
incontrolables agujas de los relojes ana-
lógicos que consumían mi vida paran
mmmmmmmmmmm el tiempo.

Que ahora, no mañana, sino en
este instante me dedico los ver-
sos de quién leéis delante,
el ingenuo asesino.

Yo. Que quise
querer mi sal-
ud, y ud. que
quiso la suya.

Tú, que te miraste
en el espejo del remord-
i-miento si crees que entre
tu aplauso y ayuda hay contraste.

Queridos nosotros, que en nuestra estela
hemos arrastrado cada grano del reloj de arena
que faltaba por caer en el abismo, pero cambiará
de sentido cuando volvamos a correr mmmm que el tiempo vuela

Barcelona, te comí a versos

Barcelona, te comí a versos.
Excesos de arte y gente de zona.
En mi cuello tendida la soga de lírica:
el poeta arruinado en su vida onírica.

Barcelona, me repiten tus besos.
Lejos de desearte y mi mente razona
si tu sello en mi piel es quién anhelo.
El lenguaje mudo de las calles desvelo.

El rugido de las olas te peina con esmero,
al ras del azur pulcro de tu tez vagan
las esperpénticas gaviotas: es Barcelona.

Si la vida es sueño, vivo en mi mente
tu inminente regreso, preso de amar-
te, tras tu delicada y ondeante lona.

El poeta arruinado

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *