A veces, el día es una prisión en sí mismo

A veces, el día es una prisión en sí mismo
el hecho de vivir, reptar
nos empuja a seguir adelante, aunque el camino sea doloroso o esté mal
quizá la sensación de cansancio o de tristeza
mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm sea una advertencia
pero, sinceramente, ¿quién la escucha?
Los días caen sobre los hombros como latigazos de lodo
La rutina se instala silenciosa y lentamente alrededor del cuello
y cuando nos damos cuenta alguien ya ha tensado la soga.

Vivir es un reto, Vivir es El Reto
es la cuestión que nos hizo abrir los ojos en esta vida inmensa
pero, sinceramente,
mmmmmmmmmmm ¿quién sabe que hay más allá del umbral?
tras la pared negra, tras la cortina oscura, tras los párpados inertes
sinceramente,
mmmmmmmm ¿morir,
mmmmmmmmmmmmm no es dar el primer paso a
mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm la incerteza?
¿Y si no hay nada?
¿Y si hay que volver empezar?
¿Y si nos olvidamos de todo?
¿Y si existe el cielo o el infierno?

Nosotros montamos toda nuestra vida en base a la muerte,
y luego llega y nos sabemos nada de ella,
ha estado jugando con ventaja todos estos años
mmmmmmmmmmmmmm y nosotros no hemos prestamos atención a lo único que sabíamos
de verás,
la Vida era un regalo.

Rosso

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *