Lo eres

Quiero un final
feliz deshilándose delante de mí,
cogiendo lo banal
infinito que evito y no se me puede herir.

En colchones rellenos
de plumas, sin frenos,
poco importa
despertarse en una mañana de ensueño;
envuelto en tu luz, tu reflejo
alumbra mi sencilla ilusión.

Incluso el mal menor,
consciente soy de la fantasía,
aunque hostigue con furor,
invisible parece a la vista,
sin herida palpable provista.

Para mi gracia, mi deseo,
mi suerte de poder decirte:
Eres bonita; Y la hermosa luz,
como tú, me rescata
una caricia
y me lleva con placer
lejos y cerca de toda delicia.

Sabor

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *