Crónicas del último paseo

Señora, usted señora de todos.
Cavila, y se vuelca a sus motivos.
Y añora, el tiempo en que era oro.
Y altiva, pues sus ojos siguen vivos.

¡Oh señora! ¡Yo la amo!
La aprecio, la velo, como un necio la celo.
¡Oh señora! ¡Présteme su mano!
Preséntele sus faros a este pobre abuelo.

Usted es y será, conmigo.
Para mi corazón sus latidos.
Usted es todo lo que ansío.
Es de mi alma un suspiro.

¡Oh vampiresa! ¡Déjame ser tu sombra!
Olvida el tiempo y los relojes.
Devórame para estar siempre contigo.
Yo te amo y tú aún no me conoces…
Entre la muchedumbre te intuyo y vacilo.
Deja las prisas y dame un respiro.
Quiero que sea, tu vestido.
El único que me roce.

En la medida que te acecho mueres.
¡Y me dueles, no desaparezcas más!
¿Qué aroma viste hoy señora?
Huele a que no sé donde estás…
Te busca el tiempo, más se demora.
Mientras gasto en ti todas mis horas.
Oh señora, solo quiero, saber a donde vas…

Brownie

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *