Un árbol / Me quieres

Un árbol

Un árbol sin hojas crece, florece y se muere.
Solo en medio de la aridez, sin hojas.
Llueve, no tiene raíces;
se muere, no tiene corazón.

Savia, savia vacía que corre por sus venas,
que deshace su interior y engulle sus penas.
Savia que aplasta sus sentimientos,
que lo atrapa y deviene su captiva.

Deterioro en su interior,
fachada en su exterior.
Se resquebrajan sus entrañas,
se despedaza su corteza.

Renace, se forma, se conoce.
Savia desparramada limpia su interior.
Despliega sus raíces,
nutre y alimenta su cuerpo.

Un paraíso, un sol, un rayo.
Un hilo de luz, una hoja, dos y tres.
Un brote crece y se alimenta en una relación especialmente simbiótica.
Crece uno, crece otro, crecen.

Un árbol, una vida, una simbiosis.
Un rayo, una hoja, un color.
Un brote, un lastre ilusionado, un crecimiento.
Un desierto, un mar, un ecosistema.

Me quieres

Porque me levanto
y te veo reír.
Porque me acuesto
y te veo sonreír.

Porque me abres la puerta
y me invitas a pasar.
Porque pronto estaremos,
juntos hasta el más allá.

No sé qué esperar.
Apenas vislumbro tu interés,
pero aquí persistes
y me atraes sin ceder.

Finaliza el clamor,
me despido y te abrazo,
a ti que me quieres,
mi muerte feliz.

Selene

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *